Resistencia - Jueves, 29 de Junio de 2017
29/05/2017  Juan Manuel Silva

BALANCE POSITIVO PESE AL ABANDONO

Pese a no poder terminar las 24 Horas de Nürburgring por un problema eléctrico en el auto, Juan Manuel Silva rescató todo lo bueno de su cuarta vez en esta carrera.

El fin de semana, en Nordschleife, se disputó una nueva edición de las 24 Horas de Nürburgring, donde Juan Manuel Silva compitió con el Aston Marting Vantage V8 GT4 del Mathol Racing. Un problema eléctrico no les permitió continuar en las últimas horas del domingo, cuando venían en el 2º lugar de la categoría SP10.

Junto a los alemanes Wolfgang Weber y André Duve, y el sueco Erik Johansson, el Pato tuvo una buena participación, ya que hasta el momento del inconveniente, venían a poco más de cuatro segundos del puntero dentro de SP10, y con mejor ritmo de vuelta, por lo que las expectativas eran muy buenas para la parte final de esta exigente competencia.

Silva completó tres stints, el último de ellos el domingo por la mañana, y ahí fue cuando mejor se sintió, girando con una buena performance al volante del Aston Martin Nº 73, en la pista que tiene más de 25 kilómetros de extensión total.

Fue la cuarta participación del Pato en esta histórica competencia, una de las más duras y difíciles del mundo en autos de turismo. El chaqueño regresará hoy lunes al país, ya que el próximo fin de semana correrá en Posadas, por la sexta fecha de Turismo Carretera.

Juan Manuel Silva: "El balance es positivo porque fue un lindo fin de semana, me sentí muy cómodo con el equipo y giré muchas vueltas en entrenamientos, clasificación y carrera, donde hice tres stints, siempre evolucionando. El domingo a la mañana, la última vez que me subí al auto, fui competitivo respecto a mis compañeros. Teniendo en cuenta que de no haber sido por este problema eléctrico hubiésemos peleado por la punta, ya que estábamos a poco más de cuatro segundos del 1º en la categoría SP10 y con mejor ritmo, fue muy bueno lo hecho. Entiendo que esta carrera, como el Dakar, son similares, ambas con sus características pero están entre las más exigentes en las que me toca competir en mi campaña deportiva y soy consciente de lo difícil que es llegar. Como le dije a mi hijo el sábado antes de largar, cuando llegamos al circuito: 'hijo, son 24 horas de carrera pero nos podemos ir a los primeros diez minutos o el domingo a las seis de la tarde, luego de la entrega de premios'. Nos tocó irnos el domingo al mediodía, pero es importante saber que fuimos competitivos y estuvimos a la altura de las circunstancias. Estoy agradecido infinitamente a la gente que me apoyó e hizo posible esta participación en Nürburgring, a ESCO, Scienza, Vigia, José Pereira, y todos los que me apoyan en el automovilismo argentino. También a Rafael Calafell, quien me acompañó como siempre en la dirección deportiva, y a todos los que me dieron su apoyo a través de las redes sociales”.





     En Carrera Web - La Actualidad del Automovilismo en el Nordeste Argentino.